Aumento de Glúteos

Esta intervención está recomendada para aquellos pacientes que desean una mayor proyección y mejor contorno de sus glúteos; puede realizarse sola o combinada con la lipoescultura corporal. En la consulta se evalúa la necesidad o no de la cirugía pues en ocasiones con una lipoescultura del contorno glúteo podemos obtener la impresión deseada. El aumento de glúteos lo podemos lograr a través de la infiltración de grasa autóloga (lipoinyección) o por la colocación de implantes glúteos (prótesis) especialmente ideados y fabricados para tales fines.

En la consulta se realizaran las mediciones de la región glútea para decidir que tamaño de implantes serian los más convenientes en cada caso en particular, se valora el estado general de salud, la calidad de la piel, la consistencia y volumen del tejido grasa y del músculo glúteo mayor. Se le indicará estudios de laboratorio, valoración cardiovascular preoperatoria, supresión de ciertos medicamentos como la aspirina 15 días antes y otros como tabaco, alcohol y ciertas vitaminas.

El procedimiento se realiza bajo anestesia regional asistida con sedación.

El aumento de glúteos por transferencia de grasa de la misma paciente es necesario combinarlo con una liposucción, pues esta será la grasa que colectada de manera estéril es procesada y posteriormente infiltrada mediante técnicas especializadas dentro del espesor del músculo glúteo mayor. La recuperación con esta técnica es relativamente rápida. Un porcentaje de esta grasa se reabsorbe, el resto queda fija al músculo y se revasculariza.

La otra forma de aumento glúteo es mediante la colocación de prótesis glúteas especialmente diseñadas para tales fines. Se realiza mediante una incisión de 4-5 centímetros en el surco interglúteo a unos 2.5 centímetros por encima del ano. Desde esta incisión se abordan ambos glúteos y mediante la técnica de lugar se construyen bolsillos entre la fascia superficial y el músculo glúteo mayor o en el espesor del musculo según la técnica elegida; se colocan implantes de prueba para evaluar el tamaño más apropiado y armónico para el paciente y posteriormente el definitivo. Se deja drenajes de aspiración en ambos glúteos y se coloca una faja semicompresiva. El postoperatorio es decúbito dorsal (boca abajo), pudiendo incorporarse al día siguiente. El especialista le indicará las recomendaciones de lugar al salir de alta. El uso constante de la faja de compresión es por 30 días.

Los resultados definitivos se observan en 6 meses aproximadamente. El cambio de forma y el aumento de volumen armónico es observado por el paciente de inmediato.