Blefaroplastia

Durante el proceso de envejecimiento o por herencia (tendencia familiar) se puede producir caída de la piel de los párpados superiores y protrusión de los músculos y las bolsas grasas de los párpados inferiores, dando un aspecto de mayor edad de lo que realmente somos, sensación de cansancio y en ocasiones interfieren con la visión por el peso de la caída de la piel y grasa sobre los párpados.

Esta intervención extrae o reposiciona la grasa, elimina el exceso de piel y músculos de los párpados superiores e inferiores proporcionando una mirada más refrescante, juvenil, descansada y natural.

La blefaroplastia no corrige las patas de gallo ni la caída de las cejas por lo que esta intervención puede combinarse con otras como la ritidoplastia cérvico-facial y/o frontal.

En su primera consulta evaluamos su estado general de salud, las características de la piel, el grado de protrusión de las bolsas grasas y músculos, si es necesario se envía a una evaluación oftalmológica previa. Se indica estudios de laboratorio, valoración cardiovascular preoperatoria, la supresión de algunos medicamentos, tales como ,la aspirina 15 días antes, ciertas vitaminas, el tabaco y el alcohol.

Esta intervención se realiza regularmente bajo anestesia local más sedación, de manera ambulatoria o con un día de hospitalización si se combina con otros procedimientos.

Las incisiones se realizan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los párpados inferiores; se separa la piel de la grasa y músculos subyacentes, se extirpa o se recoloca la grasa según el caso, el exceso de piel y músculo y se cierran las incisiones con finas suturas o pegamento para piel. Otras veces en pacientes jóvenes donde solo hay exceso de grasa internamente en los párpados inferiores, se puede realizar la blefaroplastia subconjuntival en donde la incisión se coloca en el interior del párpado no dejando cicatriz visible. Al finalizar el procedimiento se lubrican los ojos y se colocan apósitos fríos de solución salina o té de manzanilla.

Al salir de alta se le indicará la medicación respectiva y las indicaciones postoperatorias de lugar, tales como: elevación de la cabeza por varios días, aplicación de compresas frías de té de manzanilla para favorecer la desinflamación, evitar el esfuerzo físico, no bajar la cabeza por unos días y otras indicaciones adicionales que favorecerán la pronta recuperación del paciente.

Las suturas se retirarán entre 3-5 días; puede usar maquillaje hipo alergénico a partir de la semana para disimular las cicatrices que serán imperceptibles en 6-8 semanas. Puede iniciar su vida cotidiana entre a 7-10 días posterior a la cirugía.