Rejuvenecimiento de Cuello

La flacidez del cuello la podemos encontrar en las personas a diferentes edades. En el cuello puede haber depósitos de grasa, pérdida de elasticidad de la piel, debilidad muscular, que unido a las características de las estructuras y prominencias óseas definen el cuello de cada persona.

El estrés, el tabaco, la excesiva exposición solar, la hidratación y alimentación inadecuada y las pérdidas de peso mayores van produciendo cambios en los tejidos del cuello con la consiguiente pérdida de la definición de las prominencias óseas, pérdida de volumen de los tejidos blandos, con la consecuente aparición de la flacidez y acentuación de los surcos naturales.

En su primera consulta se valora el estado general de salud, las características del cuello y la técnica apropiada. Se indicará exámenes de laboratorio, valoración cardiovascular preoperatoria, la supresión de ciertas vitaminas, tales como, aspirina 15 días antes de la operación, otras como vitamina E y omega que favorecen el sangramiento, el tabaco y alcohol.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia local con sedación o anestesia general.

Se realizan incisiones en zonas poco visibles, despegamiento parcial de la piel del cuello, reposición y reafirmación de los músculos del cuello y finalmente la extirpación del excedente de piel, quedando las cicatrices muy discretas y poco visibles con el paso del tiempo. Se colocará apósitos con compresión moderada por 5-7 días y se le dará las recomendaciones postoperatorias inmediatas y tardías en el momento de su alta.