Rinoplastía

Es el procedimiento quirúrgico para remodelar la arquitectura nasal en la que se puede modificar la forma y el tamaño de la nariz, corregir el dorso y la punta nasal, cambiar el ángulo nasolabial (ángulo entre la nariz y el labio superior), problemas congénitos por secuelas de labio y paladar hendidos, y corregir defectos por traumatismos.
La rinoplastia no busca la perfección sino la armonización de la nariz con el resto de la cara y en consecuencia una mejoría de la cara. Puede realizarse sola o acompañada de otras intervenciones, tales como, la mentoplastia.

El paciente debe ser psicológicamente estable y realista en cuales son las expectativas de su cirugía; al final esta intervención busca la mejoría de la apariencia y la autoestima del paciente. Por lo regular, la rinoplastia se realiza cuando el paciente haya alcanzado la adolescencia entre los 14-15 años.

En la primera consulta evaluamos su estado general de salud física y mental, la estructura nasal externa e interna, los cambios a realizar, historia de alergias, rinitis, estornudos, y evaluación de la función respiratoria. Se indicará estudios de laboratorio, valoración cardiovascular preoperatoria, incluyendo la supresión de ciertos medicamentos, tales como, aspirina 15 días antes, algunas vitaminas, alcohol y tabaco.

La rinoplastia se realiza bajo anestesia local o sedación o bajo anestesia general y queda hospitalizada por un día.

Durante la cirugía la piel de la nariz se separa de su soporte óseo y cartilaginoso que es esculpido en la forma deseada y finalmente colocado la piel sobre la nueva estructura. Este procedimiento se puede realizar desde dentro de la nariz mediante pequeñas incisiones en el interior de las fosas nasales o por rinoplastia abierta por una incisión en la columnela, en casos más complejos. Finalmente se colocará una férula sobre la nariz para mantener la nueva forma y tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el septum nasal. La férula se retirará en 7-10 días y los tapones nasales en 1-3 días aproximadamente. Se producirá inflamaciones en el tercio medio de la cara: párpados, mejillas, labio superior y parcialmente en la frente, que es transitorio. Debe mantener la cabeza elevada durante una semana, evitar los esfuerzos físicos, sonarte la nariz, evitar los estornudos, no realizar ningún tipo de actividad que conlleve a aumentar la presión de la cabeza durante varias semanas, y no exponerse al sol directo por 8 semanas. Puede iniciar su vida laboral o escolar a partir de los 7-10 días postoperatorios.

Los resultados estéticos se van evidenciando a medida que la inflamación cede manteniéndose un pequeño edema en la punta nasal por varios meses. El resultado definitivo se obtiene en un año aproximadamente.